You are currently browsing the category archive for the ‘el mundo de klamote’ category.

Así es. Con algo de pena pero con la inmensa satisfacción y alegría de haber compartido durante más de medio año las impresiones, descubrimientos, la creatividad y los talentos que constantemente se encuentran contenidos en el mundo de la moda, klamote se despide para dar paso a nuevos proyectos en otras áreas del “mundo virtual”.

Gracias a los seguidores, a quienes escribieron mails, mandaron comentarios y se sintieron interpretados con esta propuesta. Si hay algo que todavía falta por decir pueden enviarlo al mail klamote@gmail.com.

Muchas gracias y hasta la próxima!

Aunque el verano en el norte de Europa no ha sido hasta ahora especialmente caluroso, no deja de haber un motivo para organizar unas vacaciones y emigrar hacia el sur, donde no sólo se puede gozar de mejor clima, sino también de buena comida, cultura, actividades al aire libre y un montón de nuevas experiencias.

Durante algunas semanas no publicaré en el blog , pero eso no significa que no puedan seguir visitándolo, leyéndolo, haciendo comentarios o darlo a conocer a nuevas personas!

Por ahora sólo digo: Hasta pronto!

Al menos a mi me ha pasado más de una vez. Tener la desagradable sorpresa de que tu maleta no llegó contigo al lugar de destino. Por suerte no demoró mucho en llegar en el vuelo de más tarde.

Pero para quienes no han tenido la misma suerte y se preguntan dónde pueden volver a encontrar su equipaje, sobre todo con esa ropa nueva que se habían comprado especialmente para el viaje, pueden echar un vistazo a www.isthisyourluggage.com.

La diseñadora Luna Laboo es la creadora de esta página web, donde se muestran fotos de las maletas perdidas no reclamadas (las que son rematadas en acciones públicas) y sus contenidos.

Los dueños que reconozcan sus pertenencias pueder escribirle directamente y seguro tendrán que pagar alguna recompensa.  pero al menos tendrán su maleta de vuelta.

Me encantan los documentales. Son una manera de adentrarse en mundos desconocidos, donde los protagonistas y sus historias parecen a veces sacados de una película o de alguna novela ficticia, aunque en definitiva son personajes de la vida real y sus historias forman parte de un conjunto de otras miles que conviven en este mundo.

Este fin de semana miré un documental sobre Harvey Milk, el primer político homosexual en la historia de los Estados Unidos. Me perdí en el cine la película basada en su historia y que es protagonizada por Sean Penn, a si que no tenía idea que su vida había terminado tan trágicamente. Sin duda vale la pena conocer un poco más de él, por lo que recomiendo ver el documental (se llama The Times of Harvey Milk) o bien la película.

En otro lado del mundo, el documental The September Issue fue exhibido en el Festival de Cine Internacional de Edimburgo, que terminó ayer. The September Issue es la historia de la edición de septiembre de 2007 de la revista Vogue USA, la más grande que se haya hecho hasta entonces. La cámara del documentalista R J Cutler (también director de The War Room sobre la campaña de 1992 de Clinton) se adentró en el mundo de Anna Wintour, directora de Vogue y la siguió durante los 5 meses previos a la aparición de la revista.

Supongo que al ver de cerca el trabajo de Wintour con sus editores y estilistas, así como con diseñadores y modelos, quedará despejada o confirmada la idea de que la mujer más poderosa del mundo fashion es o no realmente una diabla (como se le intentó personificar en la película The Devil wears Prada). Aunque hay algunos críticos que dicen que el documental no logra adentrarse demasiado en la vida personal de Wintour, aunque sí lo hace en su trabajo y su “rutina” laboral. Interesante de todos modos.

The Guardian contrasta este documental con otro mostrado durante el Festival de Edimburgo, acerca de la vida de dos bailarines brasileros provenientes de las favelas de Río de Janeiro: Only When I Dance.

Dos historias, dos realidades, el mismo mundo.

Esta semana me propuse ordenar el excesivo material que se ha ido acumulando en mi escritorio y alrededor de él en las últimas semanas. Mi problema es que soy una amante de las revistas y como cual niño con su chupete, es un tarea larga y dolorosa separarse de ellas.

Por eso lo hago de a poco e incluso a veces recorto aquellos artículos y fotos que me parecen dignos de guardar, lo que a veces da por resultado tener una suma de papeles que fácil podrían formar otra revista.

Una cosa es clara: con ayuda de la tecnología existen sistemas de administración de documentos que permiten guardarlos en forma digital. Por eso ahora lo único que tengo que hacer es: escanear, escanear y escanear. Al menos así parece que no soy una cachurera.

Tener un blog no es tarea fácil. Los que nos hemos dado a este cometido de formar parte de la blogósfera sabemos que junto con la pasión de escribir sobre moda y sus derivados, existen algunos aspectos menos habituales: no hay pausa en el trabajo (se escribe de lunes a domingo, al menos yo), se está permanentemente en búsqueda de nuevos temas (agotando a los que están a nuestro lado por lo monotemático de la conversación), se va a lugares donde nunca antes se pensó que uno iría (para descubrir nuevos mundos interesantes de compartir) y se conoce gente que jamás se esperaba conocer (diseñadores, periodistas, editores, modelos, fotógrafos, relacionadoras públicas).

Todo eso es francamente agotador, pero estimulante y satisfactorio al mismo tiempo. Aunque sean pocas o nulas las gratificaciones económicas que se reciban por el quehacer diario: la competencia es dura y no todos hemos recibido premios ni sido reconocidos por nuestra influencia como en el caso de Style Bubble, Girl with a Satchel, The Sartorialist o Fashionologie. En fin, es la ventaja de estar en una crisis mundial y no tener un trabajo fijo (espero que por poco tiempo), que hacen que la creatividad se lleve a una situación extrema producto de la desesperación por explotar los talentos y lo que uno tiene para entregarle al mundo.

  Leer el resto de esta entrada »

Durante el día de la madre seguro no sólo hubo grandes almuerzos, salidas a pasear, ramos de flores y abrazos.

Para algunos fue también la oportunidad de reunir a más de una generación de madres y si el ambiente estuvo celebrado, animado, bien comido y tomado, con el paso de las horas la conversación se fue tornando melancólica y las madres, abuelas o bisabuelas, comenzaron a sacar sus albumes de fotos, a recordar viejos tiempos, a revelar sus más íntimos secretos o a mostrar sus tesoros.

Este es el tesoro de una de esas madres.

klamote.com está a favor de eliminar el trabajo infantil en la industria de la moda y decoración.

Archivos

Comentarios recientes