Luego de ver la película “Borat”, donde uno está en permanente conflicto entre la risa y la vergüenza ajena, pensé que esa sería la dosis suficiente de Sacha Baron Cohen por el resto de mi vida. Pero la verdad es que tener tantas patas para hacer lo que este tipo hace en su nueva película “Brüno” debería tener al menos como recompensa que uno vaya al cine a verla.

Obviamente que sería más agradable verlo en la pantalla grande como la foto de arriba, casi irreconocible y hasta guapo, pero en vez de eso se le ve en el rol de un periodista de moda austríaco, homosexual y controvertido, que mete sus narices en donde puede, desde fashion hasta talks shows.

Humor subversivo, así se le llama a este género que Baron Cohen practica y que lo tiene bajo la lupa de los críticos desde el 2006. Entretanto su prometida y madre de su hija, Isla Fisher, parece conocer otros lados más agradables del “camaleón”.

La película Brüno ya está en los cines de Estados Unidos y Europa. Aquí el trailer.

Anuncios