Estoy convencida de que Galliano debería dedicarse a vestir a personajes del cine o el teatro o bien a los cantantes de la ópera, más que a las celebridades que se pasean por la alfombra roja.

Es que sus shows son siempre como una escenografía, donde la ropa, el maquillaje, los peinados, los accesorios, TODO nos trasporta  hacia otra época u otros lugares.

Esta vez no fue diferente y para su presentación de la casa Christian Dior Couture en París saturó el ambiente de colores y animal prints con un toque que se puede decir  fue más bien modesto y simple en comparación con otras oportunidades. Al menos eso dijo él mismo: en tiempos de crisis económica quiso volver a lo que siempre ha distinguido a Dior: las cinturas bien finas, figuras marcadas y el new look femenino que renació luego de la austeridad de los ’40.

Todas las fotos del Catwalk vía Vogue.

Anuncios