Alexandre Herchovitch mostró un mosaico de ideas, colores y modelos inspirados en deportes como el fútbol americano y el rugby. Grandes hombreras, uso de telas sintéticas, nylon y latex, vestidos ajustados y sueltos.

El animal print seguirá dentro de los “must have” de las temporadas siguientes y Carlota Joakina lo mostró en leggins y camisetas, combinados con el negro y con colores pasteles como el damasco. Además presentó modelos futuristas en vestidos con estructuras casi arquitectónicas, muchos bolsilllos.

Pliegues y más pliegues mezclando distintos tipos de telas fue lo que se vio con Cori. En tonos suaves y el infaltable negro.

Una moda muy unisex la de Ellus, lo que personalmente no me gusta tanto por el simple hecho de que encuentro más interesante la difererencia sexual también en la moda. Siguen los estampados desteñidos, los enteritos, los boyfriends y lo skinnys.

Según lo que leí en el reporte del SPFW, la colección de Fabia Bercsek se define como Hard Couture, que viene a ser una propuesta intensificadora de las emociones femeninas. Lejos lo que más llamó mi atención fueron los zapatos. El resto un poco mal recargado para mi gusto.

Mi favorito de las últimas dos jornadas: Tritón. Quizás por lo original, romántico y colorido de los modelos, que me recordó el estilo de la marca danesa Noa Noa.

Otras colecciones interesantes del SPFW mostraron Reinaldo Lourenco y Simone Nunes.

Anuncios