La creatividad puede a veces llegar muy lejos y cambiar nuestra manera de ver el mundo. El diseñador – artista Jean Charles de Castelbajac, quien es conocido por su afición a los legos (reprodujo uno de sus desfiles en versión Lego) creo estos lentes construidos con los ladrillos de juguete más famosos del mundo, los cuales se pueden adaptar a la forma de la cabeza (dependiendo de las piezas que lleven), la oreja o al gusto propio. Tener uno de estos cuesta ni más ni menos que 110 euros.

Anuncios