La modelo Daiane Conterato fue la encargada de abrir el Sao Paulo Fashion Week con Osklen, la marca del escalador y diseñador Oskar Metsavaht, quien presentó una colección de looks urbanos usando el tul, las transparencias, el volumen, el glitter y materiales ligeros que daban una gran sensación de frescor.

Priscilla Darolt se fue más bien por el lado ultra femenino y llenó de flores la pasarela, por lo cual se confirma en ella que esta tendencia seguirá durante el próximo verano. La seda hace mucho para que se logre el efecto de delicadez, pero los cortes le dan también un toque moderno y actual.

Tonalidades pasteles, blanco y negro son en realidad favoritos para cualquier verano. Por eso V.Rom lo hizo bien y mostró algo bien universal en su colección para hombres, usando principalmente el lino y el algodón.

La colección de trajes de baño de Paola Robba se ajustó a la temática de la semana de la moda (Año de Francia en Brasil) e incorporó elementos de la decoración y arquitectura de Paris, como algunos recortes geométricos y asimetrías, además del corsé.

UMA por Raquel Davidowicz es definitivamente mi favorito del primer día. Será porque me encantan los drapeados, las faldas infladas y los pantalones bombacho (o como se llamen!) Además los accesorios, aplicaciones y zapatos dorados y plateados que eligió contrastaban muy bien con los colores de la ropa (negro y blanco más tonalidades metálicas).

Finalizando el día Colcci abrió como en otras veces con Gisele Bündchen, lo que por lo visto es siempre un motivo de expectación en este evento. Una colección folk y ponible para el verano, que también me recordó en algo los safaris, quizás por los accesorios y los tonos arena, tierra, naranjos, amarillos y también dorados de la ropa.

Anuncios