Si hay que hablar de objetos de culto en la moda, aquí hay una pieza de colección, la cual puede encontrarse con mucha suerte en algún mercadillo de las pulgas o en Ebay.

Esta fue la portada y editorial que lanzaron a Kate Moss a la fama, allá por el año 1990 cuando ella tenía apenas 15 años.

La desaparecida revista británica The Face (1980-2004) incluyó en esta edición fotografías de Moss tomadas por la fotógrafa Corrine Day y hasta el día de hoy son noticia y objeto de análisis y adoración.

A diferencia de las fotos de la modelo que se ven hoy, retocadas al máximo y muy poseras, en este shooting se ve a Kate Moss super natural, desgarbada y con la típica timidez e inseguridad de una quinceañera. Aunque no soy ninguna fanática de Kate Moss, estas fotos me dieron ternura.

Anuncios