Durante el día de la madre seguro no sólo hubo grandes almuerzos, salidas a pasear, ramos de flores y abrazos.

Para algunos fue también la oportunidad de reunir a más de una generación de madres y si el ambiente estuvo celebrado, animado, bien comido y tomado, con el paso de las horas la conversación se fue tornando melancólica y las madres, abuelas o bisabuelas, comenzaron a sacar sus albumes de fotos, a recordar viejos tiempos, a revelar sus más íntimos secretos o a mostrar sus tesoros.

Este es el tesoro de una de esas madres.

Anuncios