Foto: Martin Fuchs 

Viena es una ciudad que inspira. Por sus calles deambularon personas como Mozart, Strauss, Freud y Gustav Klimt, dejando en esta ciudad, una de las más antiguas de Europa, un legado artístico y cultural imposible de ignorar.

En esta ciudad creció Doris Kalchmann (en la foto), una de las actuales diseñadoras de la escena fashion austríaca. Su trabajo como diseñadora comenzó como una inquietud “del alma”. Tras haber estudiado Economía y Dirección de empresas y haber hecho su tesis sobre Viena como emplazamiento económico para el diseño de modas, se dio cuenta de que algo le faltaba. Sin tener la formación profesional, pero sí mucho talento, decidió crear el 2004 su propia marca: Kalchmann.

 

Colecciones de izq. a der.: Naive (’06), Pure (’07), Rock (’08).

 

En una entrevista publicada en la revista taiwanesa dpi, Doris cuenta:

“Me gusta el diseño porque me da la posibilidad de aprehender el futuro. Me da libertad, calma interior y poder a mi vida. Diseñar ropa es algo que me encanta hacer, es un sentimiento muy fuerte (…) Mis visiones de las colecciones fluyen fuera de mi mente. Decidí ser diseñadora porque sentí que si no lo hacía nunca sería feliz. En mi vida tuve todo lo que alguien puede tener para tener una vida exitosa en Europa, pero algo me faltaba, por lo que me pregunté a mi misma qué pasa si lo intento, aun sin tener un grado académico en este campo”.

Comenzó a crear sus colecciones mientras estaba embarazada y tras el nacimiento de su hijo aprovechó el tiempo que le quedaba en las mañanas y las noches para trabajar. Hoy tiene un estudio y su propio Showroom en Viena, desde donde comercializa sus diseños.

 ¿Cómo es el estilo Kalchmann?

Sobrio, moderno y elegante, pero también deportivo, sexy, confortable y absolutamente muy ponible. El concepto es darle a las mujeres una moda poderosa y femenina. Su última colección refleja de alguna manera su propia historia, la de la cenicienta moderna: romántica, soñadora, pero que no espera a que las cosas le lleguen por sí solas. Aprovecha las oportunidades y realiza aquello que realmente desea para su vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Fotos de la última colección In Time 2009

La meta de Doris en un corto y mediano plazo es mantenerse flexible, en el sentido de ir viendo cuál es la situación del mercado y qué oportunidades le ofrece éste. “Con cada nueva colección se dan nuevas posibilidades para mi y me alegro de poder contar con recursos para percibirlas y no limitarlas”.  

Por cierto una de sus metas es también contar con su propia tienda. Mientras tanto seguirá comercializando sus colecciones en ferias fuera de Austria, principalmente en Alemania (Stuttgart y Berlin).

Te desamos mucha suerte Doris!

Anuncios