Por Francisca

La semana de la moda de Paris sigue desarrollándose por estos días con toda la agitación y expectación que significa apreciar y gozar con las colecciones Ready to wear sobre la pasarela de los grandes de la moda. Por estas horas seguramente ya se comenta lo que mostró Stella McCartney y se empieza a escuchar la música para dar paso a la colección de Guy Laroche.

Pero si de recuentos se trata, el viernes fue un día especial, ya que se presentaron marcas importantes y por las cuales había bastante expectativa. A continuación las impresiones vía Vogue sobre algunas de ellas.

 

Christian Dior: el estilo de esta casa de modas francesa es actualmente llevado a la pasarela por un británico, John Galliano, quien en temporadas pasadas ha sido criticado por presentar ropa que en realidad nadie está dispuesto a ponerse (salvo el mismo Galliano). Pues bien, esta vez fue diferente y lo que se vio en la pasarela fue una colección elegante en los detalles, lujosa y perfectamente ponible para mujeres de cualquier edad. Todo esto se vio acompañado de las protestas de PeTA (People for the Ethical Treatment of Animals) a la entrada del desfile, lo cual nos parece bastante loable.

 

Lanvin: demasiado negro se vio esta temporada con Lanvin y Alber Elbaz a la cabeza, pero el estilo femenino, el uso del tul (como strapless), el satín y la influencia de los años cuarenta, dieron como resultado una colección agradable de mirar, bonita y que nos dejó un poco melancólicas.

 

Maison Martin Margiela: como dijo Vogue UK fue algo refrescante entre tanta opulencia, lo cual puede ser cierto, pero aun así parece difícil entender el concepto que quiso transmitir Martin Margiela. Sólo podemos decir que lo que se vio fue un arte conceptual, una desconstrucción de la moda, una colección que vale la pena mirar por estar, como otras colecciones de Margiela, a la vanguardia y probablemente en los diseños que en dos años más veremos sobre la pasarela.

 

 

 Yohji Yamamoto: cortes rectos y asimétricos, togas infinitas y un estilo muy purista se vio en la pasarela con el diseñador japonés y ya una eminencia en el mundo de la moda, Yohji Yamamoto. El toque japonés se vio en los zapatos rojos y en la cara de las modelos, que recordaban las geishas, aunque con un aire bastante más andrógeno.

 

Vivienne Westwood: totalmente opuesta a la sofisticación de Galliano y determinada principalmente por la presencia de Pamela Anderson en la pasarela (?), la colección Ready to wear de la inglesa Vivienne Westwood siguió como siempre en la línea excéntrica, punk y anárquica de la marca. Influencias de la antigua Grecia y modelos que recuerdan las estatuas y pinturas de una época pasada.

Anuncios