Aunque año tras año los chilenos (especialmente los hombres) nos revelamos de una u otra manera contra este día que hace de los vendedores de rosas, chocolates, tarjetas, servilletas, globos y todo lo que tenga forma de corazón, SU día, lo cierto es que no pasa desapercibido para nadie y para más de alguien es la ocasión para ser y actuar románticamente, para ponerse cursi, para decirse te amo y otras tantas cosas buenas y positivas para el alma.

Es también la ocasión para ponerse bonito para el otro y quizás arreglarse un poco más y salir a comer juntos, ir al cine o hacer un paseo aunque sea por los alrededores del barrio.

Ya que por estos días y tras mis vacaciones el presupuesto es escaso, quise de todas maneras llevar algo distinto y al no encontrar ni vestido ni zapatos, saqué de mi clóset esta cartera Frankie & Johnnie comprada hace unos años en Nostalgic.

Volví a descubrir que el color, el bordado y el tamaño me encantan. Seguro ahora se quedará por un buen tiempo fuera de mi armario.

Anuncios