Hoy comencé a preparar la maleta que significará pasar del escalofriante y paralizador frío de Alemania al sofocante y también paralizador calor de Santiago.

Difícil. Por lo menos las cosas del verano ocupan menos espacio y son más livianas que las pilchas de invierno, lo que permite acarrear todavía más cantidad. Pero aun así siempre trato de hacer una selección que me permita “hacer frente” al mayor número de situaciones posibles, además porque  nunca sé si en el lugar de destino habrán todavía más cosas interesantes que llevar en la maleta cuando regrese.

Cosas que no podrían faltar en ningún caso este verano son:

– El maxi vestido

– Un blazer

– El mini vestido negro

– Un bermuda o short

– Zapatos negros

– Las sandalias gladiador

– Colores y más colores

– Accesorios (pulseras, aros, pañuelos, sombreros)

– Zapatillas y ropa deportiva por si queda tiempo entre las empanadas, el asadito y el pisco sour para salir a trotar.

¿Algo más? Claro! El traje de baño!

Anuncios